Hablemos de Sexualidad: La importancia de los besos como muestra de amor y deseo en la relación de pareja

No cabe duda que los besos, son una de las demostraciones de afecto y amor más tradicionales en la historia de la humanidad. Es por eso que en este capítulo de Hablemos de Sexualidad, los besos son los protagonistas.

Según el terapeuta David D. Coleman, quien se autodefine como “especialista en besos”, para que los besos generen placer, deben cumplir con lo que ha denominado como las cuatro ‘pes’: paciencia, pasión, parsimonia y presión adecuada. Algo que –según sostiene– se suele olvidar con el paso del tiempo. Y es que históricamente se le ha asociado una función social humana determinante en el proceso de cortejo que no necesariamente se mantiene cuando las relaciones avanzan. Es más, según Coleman, si queremos saber el grado de vinculación y atracción mutua que existe en una pareja que lleva más tiempo, debemos preguntarles si se siguen besando en la boca. “La ausencia no es sólo consecuencia del deterioro de la relación, está también entre las causas del mismo”, añade.

También puedes ver: La pornografía: ¿Cuánto ayuda o afecta en una relación de pareja?

Existen diversas teorías que explican esto y que plantean que los besos ayudan a detectar el feeling que existe entre dos personas, sirven para aumentar la excitación y son útiles para mantener las relaciones estables.

Pamela Larraín, psicóloga clínica con magíster en terapia familiar y de parejas, explica que la pasión, los besos y el erotismo son lo que diferencia una relación de pareja con otro tipo de relaciones como la amistad y, por tanto, la presencia o ausencia de besos va a marcar la diferencia de una relación u otra. “Los besos son el motor o la puerta de entrada al erotismo, a la intimidad y al romanticismo.

Pero no es lo único. Una pareja puede tener una buena vida sexual, a pesar de que no existan besos durante el día”. Aun así –dice– el beso es una respuesta de apego, una manera de conectarme con el otro, una muestra de cuidado, de romanticismo y por tanto facilitan el encuentro con la pareja.